La Exquisita sensación...

del beso de la mujer amada.